24 jul. 2007

Buda y Los Gatos

"Cuenta una leyenda que un gato se quedó dormido sobre la túnica de Buda; éste, para no molestarle, cortó el pedazo de tela alrededor del felino y se alejó sin despertarle."

La verdad que Buda, un groso... Todo un sabio.


En esta foto, Morocho estaba durmiendo encima mio. Y yo no pude levantarme hasta que él se dignó a cambiar de posición. Como la manta es un regalo de mi mamá, no puedo cortarle un pedazo como hizo Buda, asi que decidí hacer el esfuerzo y dejar que el negrito me calentara los pies.
Tampoco me costó demasiado, jeje... ;-)

5 Dejá tu huella!:

Erunyauve dijo...

buf a mi en invierno más de una vez se me quedaron las piernas dormidas de tanto tiempo que tenía a Nube en las rodillas, pero es que están tan adorables...hace conmigo lo que quiere la muy bruja!
jeje
muchos besos

Tunia dijo...

El Señorito Lupo, ahora que no me escucha, cuando dormimos la siesta, se apoya en mis piernas pero yo tengo que moverlas, en ese momento es cuando me mira con malas pulgas como diciendo " Vaya hombre, me acabas de joder el sueñecito"......Es un rey sin trono je je je je

Miau dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada que has hecho. Ese modo de actuar de no interferencia budista me encanta, ¡ojalá más personas (sobre todo políticos) la ejercieran.

En mi caso y como ellos (mis gatos) mandan, aplico esto usualmente, aunque en ocasiones creo que me toman el pelo...pero, ellos SÍ, se lo merecen.

Anita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carmen (humana de Ana) dijo...

Yo había oído esa historia de Mahoma y su gata Meza, es la primera vez que la escucho (mejor dicho, la leo) con Buda.