14 jul. 2007

A los Que ya no Están...

Más o menos por estas fechas, va a hacer un año que dos de mis bichitos desaparecieron. Los dos me dejaron por motivos diferentes, pero casualmente durante el mismo mes, con unos días de diferencia.
Les dejo las fotos de cada uno y sus historias, como homenaje. Los tengo siempre presentes...

This album is powered by BubbleShare - Add to my blog

El Mish!
Lo encontré a las 5 de la mañana en la puerta de mi casa, maullando a grito pelado y con los ojitos tapados de conjuntivitis. Era una bolita gris, casi sin pelo, tenia los bigotes cortados, y estaba lleno de pulgas y parásitos... Todo el mundo me dijo que se me iba a morir. Con paciencia y mucho amor, le fui limpiando los ojitos, le curé todos los bichos que tenía, y empezó a crecer sano y fuerte. Fue como la historia del patito feo, porque a los pocos meses se convirtió en un gato hermoso. Gris atigrado, pelo semi largo, suave... Y muy mimoso además... Nunca me decidí por el nombre, al principio le puse Gatingui, después se llamó Señor Gatito, de ahi se abrevió a S. Gatito, y finalmente lo llamaba Mish. Él respondía a cualquiera de todos esos apodos, siempre que fuese yo la que llamara. Estuvo un año conmigo. Un día salió como siempre y no volvió. Yo pensé que se había ido a perseguir gatas, y no me alarmé porque siempre volvía, pero al ver que pasaban los días y el Mish no aparecía, me tuve que resignar a que no lo iba a volver a ver... Lo busqué por todo mi barrio, y siempre tuve la esperanza de verlo de nuevo... Hoy aproximadamente se cumple un año de que se fue, y a pesar de que hay una nueva felina ocupando su lugar, nunca me voy a olvidar de mi "patito feo".

This album is powered by BubbleShare - Add to my blog
Niko
Este gato si que tuvo una vida difícil. Desde que lo encontramos, chiquitito, en un baldío, tuvo un problema tras otro. Lo primero que le pasó fue a los pocos meses; una noche se escapó y volvió de afuera muy agitado. Enseguida nos dimos cuenta que algo andaba mal, y cuando pudimos verlo bien, vimos que el pobrecito se había lastimado muy feo la cola, no sabemos si fue un perro o un coche, pero algo le había arrancado toda la piel y tenía solo los huesitos :-( Lo llevamos al vet de inmediato, pero lamentablemente le tuvo que amputar la colita. Así fue como al pobre le quedó el nombre de "Ni-kola", el cual después se transformó en "Niko". Después de ese trauma, el bicho no salía casi al patio, se había vuelto muy asustadizo. Pero a veces salía, y parece que muy bien no le iba, porque volvía muy lastimado, se ve que se peleaba con otros gatos y siempre llevaba las de perder. En una de esas peleas se ganó un agujero enorme en el cuello, que no se le terminaba de curar por más que lo limpiaramos, asi que otra vez al vet, que le tuvo que cerrar la herida con unos puntos y nos sugirió castrarlo asi no se peleaba más por los techos. Entonces se volvió más tranquilo, pero siempre le quedó un poco ese primer trauma, y nunca parecía un gato tranquilo. Siempre miraba con cara de enojado o de miedoso, y era bastante solitario. Asi y todo vivió 8 años, de los cuales 5 compartió con mi familia, porque al mudarme sola él se quedó conmigo. Y esos últimos años fueron los más tranquilos, se lo veía más relajado y feliz, y hasta más cariñoso. Lo malo fue el último cambio de ambiente que tuvo. Por motivos económicos el año pasado tuve que volver a vivir en casa de mi papá, y creánlo o no, con esa última mudanza Niko se estresó. Volvió a ser miedoso e intranquilo, y en la última etapa se enfermó. No quería comer, y le salió una infección muy fea en la boca. Por más intentos que hicimos con la vet, el pobrecito se fue cayendo muy rápido, incluso tuvimos que pasarle suero porque estaba flaquito, sin embargo fue inútil. El 1º de agosto pasado llegué de trabajar y lo encontré sin vida. Me sentí muy culpable, porque se había ido mientras yo no estaba, y lo lloré dos días enteros... Ahora casi un año después se que hice todo lo posible, y que por lo menos los mejores años de su vida tan caótica los pasó junto a mi...

Niko murió unos días después que El Mish había desaparecido. Teniendo siempre más de un gato, se me quedó Chuky solito, quién me maullaba por toda la casa, como preguntándome dónde estaban los demás. Fueron unos meses muy tristes. Hoy hace un año ya, y como me pone melancólica recordarlos, hago este "post" en memoria.
Por último, dejo la última foto de cuando estaban todos juntos...


3 Dejá tu huella!:

Paulina dijo...

Ni veas como te entiendo ,tambien a lo largo de mi vida han pasado muchossssss bichitos y cada uno se ha quedado con una partecita de mi corazon , hace un año y medio fallecio Benito mi perro de 19 años lo trajimos a casa el dia en que mi hija nacio crecieron juntos y Benito para mi era mas que una compañia , y bueno mis gatos el ultimo en morir fue Jean Claude y tambien se le extraña y aunque Mielito sea mi princpe encantado que es como le digo yo , a todos se les recuerda y quiere los que estan y los que ya no .
Te dejo un fuerte abrazo
Paulina
( la mama de Mielito y la pandilla)

Erunyauve dijo...

Al menos puedes consolarte en que el tiempo que stuvieron contigo fueron muy felices y estuvieron cuidados y mimados...
hay gente que no lo entiende, pero los animales que tenemos en casa son también de la familia, y cuando no están se les llora igual
mi perro Chico tiene casi 12 años y yo tengo mucho miedo de que le pase algo y le perdamos.
A Nube afortunadamente le quedan muchos años y esta muy sana, solo hay que tener cuidado de que no haga locuras, Y aunque vive en casa de mi novio, yo la siento como si también fuese mía...
besos muy gordos

Tunia dijo...

Dos historias muy tristes y bonitas a la vez. Los sacastes de la calle, los cuidastes y los mimastes, ellos lo saben.Nuestros animales forman parte de nosotros y se les quiere mucho y su perdida es dolorosa, pero siempre queda su recuerdo, siempre precioso.
Creo que lo mejor para un felino y su bienestar, es esterilizarlos, se vuelven mas tranquilos y a sí evitamos esas salidas que puedan traer malas consecuencias.
Un post precioso.